Revista Sonorense de Psicología

1998, Vol. 12, No. 1, 30-36.

Factores de Riesgo Asociados a Cáncer

Cervicouterino y de Mama

Risk Factors in Cervical and Breast Cancer

María Martha Montiel Carbajal y Laura Elena Urquidi Treviño

Universidad de Sonora

Se presentan los resultados de un estudio en el que se evaluaron los factores de riesgo para cáncer cervicouterino y cáncer de mama Incluyó cuatro grupos, dos conformados por pacientes diagnosticadas con cáncer cervicouterino o de mama quienes acudían a radioterapia en una institución de salud pública y, dos grupos de comparación, integrados por pacientes de consulta externa en la misma institución con diagnóstico negativo a cáncer. Se utilizó un cuestionario que contempla tres dimensiones, una evalúa el nivel sociodemográfico y las otras dos identifican la presencia o ausencia de factores de riesgo para cáncer cervicouterino o de mama. Los resultados muestran variaciones, entre los grupos de estudio y de comparación, identificadas a través del estadístico de Chi cuadrada.

DESCRIPTORES: Cáncer de mama, cáncer cervicouterino, factores de riesgo.

The results of the assessment of breast and cervical cancer risk factors are presented. Four groups of patients of public health institutions were considered : One with breast cancer, one with cervical cancer and two groups of ambulatory patients with no cancer diagnosis. An inventory for socialdemografic level and risk factors for breast and cervical cancer were used. Results show variability between groups using chi square test.

KEY-WORDS: Breast cancer, cervical cancer, risk factors.

 

Desde la antigüedad existe la idea respecto del papel que los aspectos psicológicos desempeñan en el desarrollo de las neoplasias. Sin embargo la investigación sistemática sobre el tema corresponde al presente siglo, particularmente a mediados del mismo, cuando las enfermedades crónicas, dentro de ellas el cáncer, se convierten para los países desarrollados en uno de los padecimientos responsables de los principales índices de morbi-mortalidad. Este es uno de los factores que auspician el surgimiento de campos interdisciplinarios, como la medicina conductual, cuyo interés se centra en el estudio, prevención y rehabilitación de problemas de salud, que anteriormente sólo competían a la medicina (Blanchard, 1982; Frenk, Frenjka, Bobadilla, Stern, Lozano, Sepúlveda y Marco

José, 1991).

Los datos aportados por la investigación epidemiológica y los estudios realizados en el campo de la medicina conductual, han posibilitado el desarrollo de una visión más amplia sobre los problemas de salud, y para el caso específico de las neoplasias, la identificación de factores diversos que se asocian al origen, desarrollo, remisión o exacerbación de tales padecimientos.

En la actualidad se reconoce que el cáncer es una enfermedad multideterminada, producto de la concurrencia de factores de carácter biológico, psicológico y sociocultural, los cuales se comportan de manera específica en cada individuo resultando

en algún tipo particular de cáncer.

Esos elementos auspiciadores de la enfermedad, se reconocen como factores de riesgo y pueden definirse como condiciones que aumentan la probabilidad de estados mórbidos.

En el caso de las neoplasias, de las cuales se reconocen más de doscientos tipos diversos, el perfil epidemiológico varía de región a región, lo cual hace suponer que su origen y desarrollo están asociados a una serie de condiciones, particularmente de carácter sociocultural, étnico o geográfico (Bayés, 1985). El estudio de estas macro-condiciones ha permitido entender el impacto que la cultura tiene sobre la salud de los individuos. No obstante, surgen múltiples preguntas, como por ejemplo, ¿por qué no todos los individuos de una misma cultura, expuestos a condiciones similares desarrollan cáncer? Una propuesta que permitiría quizá entender el desarrollo individual de dicho padecimiento, versa sobre la inclusión de las variables psicológicas en el ya complejo fenómeno de la salud enfermedad. En este sentido se podría suponer que la biología del individuo se ve afectada por condiciones ambientales y socioculturales a través de la práctica individual, es decir del comportamiento psicológico. Lo que el individuo hace o no hace, cómo lo hace y el hacer en determinadas condiciones, podría entenderse como el factor que modula la interacción del individuo como ser biológico frente a las demandas sociales, culturales y ambientales (Ribes, 1990).

En el Estado de Sonora, los tumores malignos ocupan el segundo lugar de mortalidad general (Secretaría de Salud Pública, 1998); para el caso de las mujeres los tipos más frecuentes son el de mama y el cervicouterino. Aún cuando la morbi-mortalidad se encuentra claramente determinada, no existen estudios que especifiquen cuáles factores de riesgo caracterizan a la población sonorense.

La literatura especializada reporta como factores de riesgo para el cáncer de mama: La nuliparidad, la edad (mayor de 35 años), historia familiar de cáncer mamario, primer embarazo después de los 30 años, displasias con atipias, menarca antes de los 12 años, menopausia después de los 50 años, tratamientos hormonales, método anticonceptivo hormonal, diabetes, tabaquismo, obesidad y nivel socioeconómico (Torres, 1992; McAllister, Horowitz y Gilden, 1993).

En el cáncer cervicouterino, se reconocen como factores de riesgo: Primer intercurso antes de los 18 años, múltiples parejas sexuales antes de los 18 años, procesos genito-infecciosos particularmente aquellos asociados al papilloma virus humano y al herpes simple tipo II, antecedentes personales y familiares de cáncer, no utilizar método anticonceptivo de barrera, contacto del esposo con zonas endémicas, multiparidad, tabaquismo, deficiencia de vitaminas A, E y C, consumo de estrógenos compensatorios en período menopáusico y nivel socioeconómico (Tenorio, 1992; Larsen, Venter, Hansen y Fey, 1988; Goodkin, Antoni, Sevin y Fox, 1993a; Peters, Thomas, Hagan, Mack y Henderson, 1986; Brinton, Hamman y Huggins, 1987).

Como se observa, los factores de riesgo para el cáncer de mama y para el cervicouterino, son tanto de índole biológica (por ejemplo, aquellos relacionados con la genética de los individuos, los procesos infecciosos, la menarca, la menopausia, etc.), como de carácter psicosocial (el fumar, el ejercicio de la sexualidad, los métodos anticonceptivos utilizados, etc.).

Bajo este orden de cosas, el objetivo del presente estudio fue identificar los factores de riesgo más frecuentes en mujeres diagnosticadas con cáncer cervicouterino o de mama en comparación con mujeres sin diagnóstico de cáncer.

Método

Sujetos.

Participaron un total de 138 mujeres, 34 diagnosticadas con cáncer de mama, 35 con cáncer cervicouterino y 69 sujetos sin diagnóstico de cáncer. Todas fueron pacientes ambulatorias usuarias de servicios de salud pública.

Las edades de las participantes oscilaron entre los 23 y los 70 años.

Para el caso de las sujetos con diagnóstico de cáncer de mama, la media de años cursados de escolaridad fue de 7.0 con una D.S. de 4.25 y, para

el grupo de comparación se obtuvo una media de

6.61 con una D.S. de 4.16 (tabla 1).

Los años cursados de escolaridad para las sujetos del grupo con diagnóstico de cáncer cervicouterino arrojó una media de 5.64 con una D.S. de 3.38; en el grupo de comparación respectivo se observó una media de 4.89 y una D.S. de 3.30 (Tabla 2).

Respecto del estado civil, tanto para los dos grupos de estudio como para los grupos control la moda está representada por mujeres casadas.

Instrumentos.

Se utilizó un cuestionario que contempla datos sociodemográficos como edad, años de escolaridad, estado civil y nivel socioeconómico. Este instrumento incluye reactivos que derivan de una concepción del nivel de bienestar, cuyas variables han sido determinadas por estudios de corte psicosocial realizados en el Estado de Sonora (Vera, 1996). Los reactivos evalúan tres dimensiones que son: Infraestructura de la vivienda, enseres e infraestructura familiar (Tabla 3).

Los factores de riesgo se evaluaron con un instrumento que se elaboró a partir de los indicadores reportados en la literatura y posteriormente se sometió a validación por expertos.

Procedimiento.

Una vez realizada la validación del instrumento sobre factores de riesgo a través de expertos, se procedió al piloteo del mismo resultando un

Tabla 1.

Estadísticos de edad y escolaridad en años cursados para el grupo de pacientes con cáncer de mama y su respectivo grupo de comparación.

Variable

Grupo Estudio

Grupo Comparación

Edad

Media 50.15

D.S. 10.43

Media 50.5

D.S. 11.25

Escolaridad en años

Media 7.0

D.S. 4.25

Media 6.61

D.S. 4.16

Tabla 2.

Estadísticos de edad y escolaridad en años cursados para el grupo de pacientes con cáncer de cervicouterino y su respectivo grupo de comparación.

Variable

Grupo Estudio

Grupo Comparación

Edad

Media 47.22

D.S. 12.39

Media 51.54

D.S. 11.20

Escolaridad en años

Media 5.64

D.S. 3.38

Media 4.89

D.S. 3.30

Tabla 3.

Dimensiones y variables consideradas en la evaluación del nivel socioeconómico.

Dimensiones

Variables que se evalúan

Infraestructura de la vivienda

Materiales de pared, techo y piso, drenaje, sanitario y número de cuartos.

Enseres

Lavadora y licuadora funcionando

Infraestructura familiar

Número de hijos y escolaridad en años cursados

 

cuestionario de 37 reactivos, dentro de los cuales se consideraron como factores de riesgo para cáncer de mama:

* Menarca antes de los 12 años

* Uso de métodos anticonceptivos hormonales

* Inicio de la menopausia después de los 50 años

* Tratamientos hormonales

* Nódulos previos en mama

* Antecedentes familiares en cáncer de mama

* Antecedentes personales de cáncer

* Tabaquismo

Como factores de riesgo para cáncer de cervicouterino se consideraron :

* Primera relación sexual antes de los 18 años

* Parejas sexuales múltiples antes de los 18 años

* Tabaquismo

* Antecedentes familiares de cáncer cervicouterino

* Antecedentes personales de cáncer cervicouterino

* Infecciones vaginales

 

* No utilizar método anticonceptivo de barrera

Resultados

El nivel socioeconómico de los grupos con cáncer y sus respectivos grupos de comparación, no mostró diferencias en su distribución por estratos, ubicándose una mayor proporción de sujetos en el estrato alto (ver tablas 4 y 5). Igualmente, una comparación a través de chi cuadrada no arrojó diferencias significativas entre los grupos ; para el caso del grupo de pacientes con cáncer de mama y su grupo de comparación, se obtuvo un valor para chi cuadrada de -.724 (p=-.30) y, para el grupo de pacientes con cáncer cervicouterino y su respectivo grupo de comparación, se observó un valor para chi cuadrada de -1.276 (p=-.20). Por lo que puede asumirse que los cánceres de mama y cervicouterino, no están asociados a un nivel socioeconómico en particular.

 

Tabla 4.

Nivel socioeconómico para el grupo de pacientes con cáncer de mama y su respectivo grupo de comparación.

Grupo estudio

Grupo de comparación

Nivel Bajo 8.8%

Nivel bajo 9.1%

Nivel Medio 29.4%

Nivel medio 27.3%

Nivel alto 61.8%

Nivel alto 63.6%

 

 

Tabla 5.

Nivel socioeconómico para el grupo de pacientes con cáncer cervicouterino y su respectivo grupo de comparación.

Grupo estudio

Grupo de comparación

Nivel Bajo 19.4%

Nivel bajo 11.5%

Nivel Medio 36.1%

Nivel medio 37.1%

Nivel alto 44.5%

Nivel alto 51.4%

En la comparación entre el grupo con cáncer de mama y su respectivo grupo de comparación, no se encontraron diferencias significativas en ningún factor de riesgo estudiado (Ver tabla 6).

El análisis comparativo entre el grupo con cáncer cervicouterino y su grupo de comparación indica que el único factor de riesgo donde se encontraron diferencias significativas fue la edad del primer intercurso (chi cuadrada =5.12, p=.02). No se encontraron diferencias significativas en los factores de riesgo de antecedentes familiares de cáncer, antecedentes personales de cáncer, tipo de método anticonceptivo utilizado, tabaquismo, infecciones vaginales y parejas sexuales múltiples (ver tabla 7).

Discusión

Un problema que se encuentra en esta clase de estudios retrospectivos es recurrir al propio sujeto para acceder a la información relevante (en

México no es una costumbre que cada paciente cuente con un expediente único que pueda ser consultado para conocer su historia clínica), hecho que evidentemente no garantiza la obtención de datos confiables, ésto puede atribuirse a cuestiones de deseabilidad social, olvido de los acontecimientos sobre los que se cuestiona o, que el individuo no cuenta con la información correcta sobre el tópico que se entrevista.

Debe señalarse que las sujetos del estudio pertenecían a una población que hace uso del sistema de la seguridad social para atender sus problemas de salud, por lo que al hablar de estratos alto, medio y bajo, se hace alusión a cohortes arbitrarios que corresponden en realidad a los niveles medio y medio bajo en una segmentación convencional. Aún así, se esperaba que las mujeres con cáncer cervicouterino se distribuyeran en los estratos de manera diferente respecto de las mujeres con cáncer de mama, las que debieran ocupar el nivel más alto y las primeras el nivel más bajo preferentemente.

Tabla 6.

Factores de riesgo para cáncer de mama.

 

FACTORES

GRUPO ESTUDIO

GRUPO COMPARACION

CHI

CUADRADA

Antecedentes familiares de cáncer de mama

No 82.4%

Si 15.2%

No 90.1%

Si 9.1%

.142 p=.706

Antecedentes personales de cáncer de mama

No 79.4%

Si 20.6%

No 87.9%

Si 12.1%

.367 p=.545

Uso de método anticonceptivo hormonal

No 50%

Si 50%

No 69.7%

Si 30.3%

1.94 p=.163

Tabaquismo

No 64.7%

Si 35.3%

No 72.7%

Si 27.3%

.197 p=.657

Tratamientos hormonales

No 88.2%

Si 11.8%

No 84.8%

Si 15.2%

.002 p=.962

Menarca antes de los 12 años

No 85.3%

Si 14.7%

No 87.9%

Si 12.1%

.000 p=1.00

Menopausia después de los 50 años

No 81.8%

Si 18.2%

No 90.9%

Si 9.1%

.515 p=.473

Nódulos previos en mama

No 84.4%

Si 15.6%

No 78.8%

Si 21.2%

.068 p=.794

Tabla 7.

Factores de riesgo para cáncer cervicouterino.

 

FACTORES

GRUPO

ESTUDIO

GRUPO COMPARACION

CHI

CUADRADA

Antecedentes familiares de cáncer cervicouterino

No 88.22%

Si 11.8%

No 85.7%

Si 14.3%

.000 p=1.00

Antecedentes personales de cáncer cervicouterino

No 86.1%

Si 13.9%

No 91.2%

Si 8.8%

.084 p=.772

No utilizar anticonceptivo de barrera

No 83.3%

Si 16.7%

No 71.4%

Si 28.6%

.839 p=.360

Primer intercurso antes de los 18 años

No 27.8%

Si 72.2%

No 57.1%

Si 42.9%

5.12 p=.024

Tabaquismo

No 63.9%

Si 36.1%

No 80.0%

Si 20.0%

1.55 p=.213

Infecciones vaginales

No 55.6%

Si 44.4%

No 51.4%

Si 48.6%

.012 p=.912

Parejas sexuales múltiples antes de los 18 años

No 78.8%

Si 21.2%

No 85.3%

Si 14.7%

.141 p=.707

Sin embargo al no encontrarse tales diferencias podría suponerse que para el caso de la muestra estudiada, el estrato sociodemográfico no es una variable de peso importante en la determinación del padecimiento neoplásico.

Las diferencias encontradas en el factor edad de inicio de las relaciones sexuales en las sujetos con cáncer cervicouterino es un dato importante, ya que esto lleva a considerar la necesidad de orientar los esfuerzos preventivos no sólo hacia el diagnóstico temprano a través de la prueba de Papanicolaou, sino a instar a las mujeres jóvenes a que retarden el inicio de su vida sexual activa hasta después de los 18 años, edad a la que se ha logrado la maduración de las estructuras del aparato reproductor femenino.

Los resultados de las pacientes con cáncer de mama, en donde no se encontraron diferencias significativas en relación al grupo de comparación, sugieren que la investigación ha de orientarse hacia otras variables de riesgo como la dieta, ya que se reconoce la asociación entre un alto consumo de grasas y proteínas de origen animal con el padecimiento oncológico de mama. Quizá sea esta particularidad de la dieta del sonorense, de amplia difusión entre todos los grupos sociales, la que hace que se observe una distribución similar en los estratos socioeconómicos de las sujetos estudiadas, independientemente del tipo de cáncer que haya presentado.

El reconocer factores de riesgo a valorar en una población no es suficiente para explicar la presencia o ausencia de una enfermedad, dado que es la coparticipación de factores en un espacio y tiempo determinado la que facilita el desarrollo de un proceso mórbido.

Por último, en este reporte no se consideró la inclusión de variables de corte psicológico tales como la ansiedad, la depresión y el afrontamiento que también se consideran factores asociados a la enfermedad bajo estudio. Dichas variables se reportan en otros estudios (Montiel, 1996 ; Urquidi, 1996).

Este estudio representa sólo una aproximación al perfilado de factores de riesgo que tipifican a las mujeres sonorenses. Se sugiere la realización de estudios de carácter prospectivo para minimizar el efecto de variables que probablemente afecten los resultados de estudios retrospectivos, tales como la deseabilidad social, el recuerdo, el conocimiento de los sujetos respecto al tema de evaluación, entre otras.

Referencias

Bayés, R. (1985). Psicología Oncológica. Barcelona: Martínez Roca.

Blanchard, E. (1982). Behavioral medicine: Past, present and future. Journal of Consulting and Clinical Psychology. 50, 795-796.

Brinton, L., Hamman, R. y Huggins, G. (1987). Sexual and reproductive risk factors for invasive squamous cell cervical cancer. Journal of National Cancer Institute 79, 23-30

Frenk, J., Frejka, T., Bobadilla, J., Stern, C., Lozano, R., Sepúlveda, J. y Marco José (1991). La transición epidemiológica en América Latina. Bolletin of Sanit Panam III, 485-496.

Goodkin, K., Antoni, M., Sevin, B. y Fox, B. (1993a). A partially testable, predictive model of psychosocial factor in the etiology of cervical cancer I. Biological, psychological and social aspects. Psycho-Oncology, 2, 79-98.

Larsen, S., Venter, M., Hansen K. y Fey, S. (1988). Future trends in cervical cancer. Cancer letter. 41, 123-137.

McAllister, R., Horowitz S. y Gilden, R. (1993). Cancer. New York: Harper Collins.

Montiel, M. (1996). Identificación de indicadores psicológicos asociados al cáncer cervicouterino :Afrontamiento, ansiedad, depresión y estilo activo-pasivo. Tesis de Maestría, Universidad de Sonora, México

Peters, R., Thomas, D., Hagan, D., Mack,

T. y Henderson, B. (1986). Risk factors for invasive cervical cancer among latins and non-latins in Los Angeles City. Journal of the National Cancer Institute. 77, 1063-1077.

Ribes, E. (1990). Psicología y Salud: Un análisis conceptual. Barcelona: Martínez-Roca.

Secretaría de Salud Pública (1998). Estadísticas Vitales. Capítulo: Mortalidad. (De: http://ssa.gob.mx/epide/1998/sem8/cua9.1.html.

Tenorio, F. (1992). Pesquisa, diagnóstico y tratamiento del carcinoma cervicouterino. En: T. Cisneros. Programa Nacional de Prevención y Control del Cáncer Cervicouterino y Mamario. Secretaría de Salud Pública. Dirección General de Atención Materno-Infantil. Dirección General de Medicina Preventiva.

Torres, R. (1992). Patología de la glándula mamaria. En: T. Cisneros. Programa Nacional de Prevención y Control del Cáncer Cervicouterino y Mamario. Secretaría de Salud Pública. Dirección General de Atención Materno-Infantil. Dirección General de Medicina Preventiva.

Urquidi, L. (1996). Indicadores psicológicos asociados al cáncer de mama. Tesis de Maestría, Universidad de Sonora, México.

Vera, A. (1996). Análisis del microambiente familiar y estado nutricional de infantes preescolares en comunidades rurales sin pobreza extrema del norte de Sonora. Boletín del Hospital Infantil del Estado de Sonora, 13,2-8.